La familia Infantado

La familia Mendoza, originaria de Mendoza (Álava), es una de las más importantes e influyentes de la Historia de España. Sus principales títulos nobiliarios son los de Duque del Infantado y Marqués de Santillana. Según narra el historiador español Luis Suárez en su libro «Nobleza y Sociedad», es de las pocas familias que ya eran nobles antes del siglo XIII y que sobreviven ese fatídico siglo de pestes y guerras civiles.

La Casa del Infantado es una casa nobiliaria española, originaria de la Corona de Castilla. Su nombre proviene del ducado del Infantado, título con Grandeza de España.

El Ducado del Infantado es un título nobiliario español concedido por los Reyes Católicos el 22 de julio de 1475 a Diego Hurtado de Mendoza, II Marqués de Santillana. En 1520 se le concedió la Grandeza de España de primera clase. Da nombre a la Casa del Infantado.
Los Reyes Católicos crearon también en 1479 el Condado de Saldaña, para que lo ostentaran los herederos del ducado del Infantado. En esos momentos, el hijo y heredero de Diego Hurtado de Mendoza, era Íñigo López de Mendoza, que se convirtió en el I conde de Saldaña, después II duque del Infantado.

A partir de ese momento todos los herederos del ducado, han sido condes de Saldaña, ostentando también el Marquesado de Santillana, como primer título que ostentó la familia Mendoza.

Don Diego Hurtado de Mendoza y Figueroa (1415 – 1479) era el primer hijo y heredero de Don Iñigo López de Mendoza (primer Marqués de Santillana) y fue llamado como su abuelo. Fue, pues, el segundo marqués de Santillana y Conde del Real de Manzanares. Nació en Guadalajara y murió en Manzanares el Real. De mozo su padre le envió a pacificar los valles de las Asturias de Santillana.

Enrique IV no se llevaba bien con Diego y aunque primero le expulsara de Guadalajara en 1459, le concedió en 1460 el título de Conde de Saldaña para los primogénitos de su Casa (en pago al apoyo de los Mendoza) volviendo Diego a Guadalajara en 1462. Diego también luchó en la frontera de Granada.

Como todos los Mendoza fue primeramente partidario y guardián de la princesa Juana “la Beltraneja”, pero tras el nombramiento de su hermano Pedro como Cardenal éste se decantó en 1473 hacia el bando de Isabel y Fernando, y tras una entrevista secreta con Fernando (camino de Duañas “anduvieron dos largas leguas a solas”) e Isabel (cerca de Segovia) Diego pasaría con toda su familia en mayo de 1474 a apoyar a los futuros Reyes Católicos. En estos “tejemanejes políticos” Diego siguió la línea marcada por su hermano el Cardenal Pedro.

En la guerra civil por la sucesión al trono al morir Enrique IV, su actuación, fue agradecida por la Reina. Por ello unió en 1475 al título (y las riquezas) de Marqués de Santillana el de Duque del Infantado, que posteriormente formaría parte de la llamada “Grandeza de España de Primera Clase” y con derecho a cubrirse con un sombrero en presencia del Rey. El título completo es “Duque de las Cinco Villas del Estado del Infantado”, destacando entre esas villas las de Alcocer, Salmerón y Valdeolivas. La divisa de los Duques era “Dar es señorío, recibir es servidumbre”, indicando que por sus riquezas no necesitaban servir a un señor más alto que ellos para recibir a cambio recompensa alguna. Los Mendoza capitaneados por el duque y el gran Cardenal ayudarían en 1476 a ganar la decisiva batalla de Toro.

El duque tuvo posesiones tanto en Castilla como en Aragón, pero su relevancia política no es comparable a la de su hermano Pedro (el Gran Cardenal) y su padre. Mejoró el castillo de Manzanares y las posesiones en Guadalajara capital, y fue devoto del Monasterio de Sopetrán. Él y sus descendientes eran, en la práctica, los dueños de la ciudad de Guadalajara, aunque no sus Señores, pues la ciudad de Guadalajara era de Realengo. Casó en 1436 con Brianda de Luna, prima del antiguo enemigo de su padre el Condestable D. Alvaro de Luna, con lo que comenzaran a unirse las casas de Mendozas y Lunas.

La sexta duquesa del Infantado, doña Ana de Mendoza, fue heredada por su nieto, Rodrigo Díaz de Vivar, que fue virrey de Sicilia, y que no tuvo descendencia. A la muerte de éste, el ducado estuvo en posesión de la familia de Silva durante algunos años, pero, en 1841 la línea sucesoria directa, que hasta el momento había sido más o menos hereditaria, se interrumpió, y la casa del Infantado, junto con todos sus títulos, pasó a manos de los Osuna. A la muerte del duque de este nombre, acaecida en 1882, el título pasó a la persona de Andrés Avelino Arteaga, que pertenecía a otro linaje, el de los Valmediano, y que fue el decimoséptimo duque del Infantado.

Genealogía de los duques del Infantado

  • Diego Hurtado de Mendoza y Figueroa (1415 o 17?-1479), Primer Duque del Infantado.
  • Íñigo López de Mendoza y Luna (1438-1500), Segundo Duque del Infantado.
  • Diego Hurtado de Mendoza y Luna (1461-1531), Tercer Duque del Infantado, llamado El Grande.
  • Íñigo López de Mendoza y Pimentel (1493-1566), Cuarto Duque del Infantado.
  • Diego Hurtado de Mendoza (1520-1560), Conde de Saldaña e hijo mayor del Cuarto Duque, casado con la Marquesa de Cenete.
  • Pedro González de Mendoza , Obispo hijo del Cuarto Duque, muerto en 1574.
  • Íñigo López de Mendoza (1536-1601), nieto del Cuarto Duque que fue Quinto Duque del Infantado y heredero del Marquesado de Cenete.
  • Ana de Mendoza (1554-1633), Sexta Duquesa.
  • Juan Hurtado de Mendoza de la Vega y Luna , Sexto Duque Consorte del Infantado, muerto en 1624.
  • Luisa de Mendoza (1582-1619), Condesa de Saldaña, hija mayor de la Sexta Duquesa.
  • Rodrigo Díaz de Vivar Sandoval y Mendoza (1614-1657), Séptimo Duque.
  • Catalina Gómez de Sandoval y Mendoza (1616-1686), Octava Duquesa del Infantado y Duquesa Consorte de Pastrana.
  • Gregorio María de Silva y Mendoza (1649-1693), Quinto Duque de Pastrana, Noveno Duque del Infantado y Séptimo Duque de Lerma.
  • Juan de Dios de Silva y Mendoza y Haro (1672-1737), Sexto Duque de Pastrana, Séptimo Duque de Lerma y Décimo Duque del Infantado.
  • María Francisca de Silva Mendoza y Sandoval (1707-1770), Undécima Duquesa del Infantado, casada con el Marqués de Távara.
  • Pedro Alcántara de Toledo y Silva (1729-1790), Duodécimo Duque del Infantado y heredero de los títulos de Távara, Lerma y Pastrana.
  • Pedro Alcántara de Toledo y Salm-Salm (1768-1841), Decimotercero Duque del Infantado.
  • Pedro de Alcántara Téllez Girón y Beaufort (1810-1844), Undécimo Duque de Osuna, Conde de Benavente y Decimocuarto Duque del Infantado. Sobrino-nieto del Decimotercero Duque del Infantado, Pedro tuvo el título tres años, era soltero y murió de repente.
  • Mariano Téllez Girón y Beaufort Spontin (1814-1882), Decimoquinto Duque del Infantado y Duodécimo Duque de Osuna, hermano de Pedro de Alcántara Téllez Girón y Beaufort.
  • Andrés Avelino de Arteaga y Silva Carvajal y Téllez Girón (1833-1910), Decimosexto Duque del Infantado, sobrino del Duque de Osuna.
  • Joaquín de Arteaga y Echague Silva y Méndez de Vigo (1870-1947), Decimoséptimo Duque del Infantado e hijo de Andrés Avelino de Arteaga y Silva Carvajal y Téllez Girón.
  • Íñigo de Arteaga y Falguera (1905-1997), Decimoctavo Duque del Infantado.
  • Íñigo de Arteaga y Martín (1941), el actual Decimonoveno Duque del Infantado

El Castillo nuevo de Manzanares el Real

El Castillo nuevo de Manzanares el Real, conocido también como Castillo de los Mendoza, es un palacio-fortaleza erguido en el siglo XV en el municipio de Manzanares el Real (Comunidad de Madrid, España), junto al embalse de Santillana y al pie de la Sierra de Guadarrama.

Sus obras comenzaron en 1475 sobre una ermita románico-mudéjar y hoy es uno de los castillos mejor conservados de la Comunidad de Madrid. Fue levantado al borde del río Manzanares, como palacio residencial de la Casa de Mendoza, en las inmediaciones de una fortaleza primitiva, abandonada una vez construido el nuevo edificio.

El castillo alberga actualmente un museo de los castillos españoles y es sede de una colección de tapices. Fue declarado Monumento Histórico-Artístico en el año 1931. Es propiedad del Ducado del Infantado, si bien su administración y uso corresponde a la Comunidad de Madrid.

 

El palacio de los Duques del Infantado

El palacio de los Duques del Infantado es un palacio de estilo gótico isabelino con elementos renacentistas situado en Guadalajara (España) y que fue mandado construir por Íñigo López de Mendoza y Luna, segundo duque del Infantado, a finales del siglo XV.

 

El castillo de La Calahorra

El castillo de La Calahorra se alza sobre una colina a 1.250 msnm que domina visualmente el marquesado del Cenete, en el municipio español de La Calahorra, provincia de Granada, comunidad autónoma de Andalucía.
En cuanto a su valor histórico, destaca como testimonio de un capítulo fundamental en la historia de la comarca del Cenete en el siglo XVI, mayorazgo fundado por el cardenal Mendoza a favor de su hijo don Rodrigo Díaz de Vivar. Representa un caso anacrónico en una época en la que la monarquía ordenaba derribar las fortalezas para consolidar su presencia ante el pueblo, y con el fin de evitar que se perpetuaran las relaciones de la vieja nobleza feudal, órdenes que cuentan con esta excepción realizada a la poderosa casa militar de los Mendoza.

 

Algunas imágenes